Buscar este blog

Páginas vistas en total

jueves, 18 de octubre de 2012

LA ESCUELA

LA ESCUELA

LA ESCUELA QUE ME TOCÓ VIVIR.

ESTUDIOS Y PROFESORES
Estudios de Primaria
Para comprender lo que trato de describir tenemos que situarnos  en  el periodo que abarcan años de dos décadas, la del 50 y la del 60, del pasado siglo (que mal suena eso ¿verdad?), tiempo en el que cursé mis estudios primarios en las llamadas escuelas nacionales y el Bachillerato, como alumno libre, en Alconchel (Badajoz).

Mi clase en se ubicaba en las llamadas “escuelas viejas”, en un “grupo escolar” céntrico de la población, las  llamadas Escuelas Nacionales; un edificio donde se ubicaban varias escuelas, todas unitarias-no mixtas. Había escuela de niños y escuelas de niñas, y varios maestros y maestras.


Recuerdo el nombre de algunos de los Maestros. El mío se llamaba Don Alonso Gallardo,que aparece en la foto de mi Grupo- clase (1) el de mi hermano pequeño se llamaba  Don José Mª Gallardo Bodión, y mi hermana pequeña asistía a la clase de Doña Antonia.

En mi Cartilla de Escolaridad, que conservo aún, el sello que certifica la escolarización dice “en La Escuela Nacional de Niños nº 2”.  Según se hace constar en este documento la Fecha de inicio de escolarización es en 1958 y en las observaciones dice literalmente” al ingresar en la citada Escuela poseía algunos conocimientos”.
 
Estas observaciones ponían de manifiesto que con anterioridad mi escolarización no había sido oficial, había ido a escuela no oficiales en Oliva de la Frontera donde vivimos algunos años y hubo otros años en los que la enseñanza recibida había sido de tipo familiar, a través de mi padre. Lo que justificaría mis comentarios a la foto 1
La cartilla registrada como era preceptivo en la Inspección de Enseñanza Primaria, firmada por el Inspector Jefe Antonio Zoido, registra dos cursos de escolaridad Curso 1957-58 en la sección de Grado Preparatorio y  curso 1958-59 en la sección tercer Grado. Hay una diligencia en la que se hace constar que con fecha 31-8-59 causé baja en la escuela por “haber cumplido la edad escolar así como una segunda certificación fechada el 4 de diciembre de 1959 que hace constar que obtuve el Certificado de Estudios Primarios. Todas las diligencias están firmadas por Don Alonso.
Con Don Alonso, obtuve el  Certificado de Estudios Primarios. Teníamos tal comedero de coco con la caligrafía que como anécdota  os contaré que si observa en la firma del interesado pretendía imitar el nombre de arriba escrito por el maestro (observar la M), de lo cual se dio cuenta el maestro y me llamó la atención explicándome que en el caso de la firma no procedía hacerlo así (la anécdota la recuerdo perfectamente como si hubiera sido ayer).


Conservo igualmente el original del volante acreditativo de la expedición del Certificado de Estudios Primarios que se extendía al interesado en aquellos años.
A pesar de lo dicho, cumplida la edad de escolaridad como hace constar la cartilla, seguí algún tiempo en la escuela. En el curso 59-60 cursos cambié de maestro, estuve con D. Alfonso, que era de Villanueva del Fresno, estuve en las escuelas nuevas construidas junto a la Ctra

 Más tarde me cambiaron a la clase de Don Miguel Vegas Blanco, que estaba recién llegado a Alconchel. Excelente maestro que despertó en mi la admiración y el agradecimiento más sincero, más profundo. Don Miguel Vegas fue, sin lugar a dudas, quién despertó en mi inquietudes por el estudio y quién aconsejó a mis padres que estudiara. Este maestro, al igual que otros muchos en nuestros pueblos de Extremadura, fueron sin duda los que promovieron el estudio en estos pueblos y gracias a ellos estudiamos muchos como alumnos libres y con recursos escasos la gran mayoría de los casos. (Véase el capítulo referido a las Leyes en Educación que describo en este blog donde se hace referencia al acceso a la educación en aquellos años).
Es de justicia reconocer que estos maestros hicieron posible con su dedicación, entrega y vocación que muchos niños extremeños tuviéramos acceso a la Enseñanza Media...Nos prepararon como alumnos de enseñanza libre de forma ejemplar. Desde este blog mi más sincero agradecimiento y reconocimiento público.
 El proceso de enseñanza-aprendizaje:
Entrada y salida de clase.
 
Ni que decir tiene que el orden y la disciplina eran preceptivos para el buen funcionamiento. Era entones habitual formar en el patio las filas, siempre con un orden, bien por estaturas o por secciones de clase. También era frecuente el izado de bandera y el canto de himnos, generalmente patriótico, y a veces religioso,  que entonábamos para encaminarnos a nuestra aula a la hora de entrada.

Por la tarde, era habitual antes de salir recordar con cánticos una serie de nociones que día a día se repetía para memorizarlas como la tabla, los números romanos, los límites de España y otras serie de nociones.

Recuerdo que toda esta parafernalia o usos habituales en determinados actos o ceremonias también los he conocido en mi época de maestro. En muchos centros las formaciones en fila paralelas, de una u otra forma se han seguido manteniendo independientemente de las connotaciones que hubiera antaño.

Ya en clase.

Las Normas de Urbanidad.

Las normas y exigencias de conductas no eran iguales para los niños que para las niñas. En la imagen la portada de  de un libro de urbanidad para niñas. Editado el 25 de mayo de 1929 y supervisado por el censor Jaime Pons (NIHI OBSTAT) y el IMPRÏMASE del Obispor de Barcelona, habla de las cualidades que deben adornar a una niña y cuál es la que le da más realce en la sociedad. Con ejemplos y comparando a la niña bien educada de la que no lo es, empieza así: Una niña bien educada acepta sumisa y satisfecha el asiento que le ofrecen sus papás...
Empieza el libro. Capítulo Primero. De la uena educación diciendo "Entre las bellas cualidades que pueden adornar a una niña, ¿Cuál es la que le da mayor realce ante la sociedad?.
La buena educación.
Nota.: Véase en este blo el capítulo dedicado a los libros escolares.

Quién no se acuerda de aquellas normas, estrictas en su cumplimiento, de levantarse cada vez que entraba una persona mayor a la clase. Era algo habitual.. Y cuando el maestro decía "sentarse", todos al unínoso contestábamos " con su permiso". Como lo era una serie de normas de urbanidad exigidas tanto dentro como fuera de la escuela y referidas al saludo y la manera de dirigirse al maestro, a las personas mayores, a las autoridades, verbigracias besar la mano al sacerdote, ceder la cera a los mayores, etc, etc, etc.

La lectura.

La enseñanza de la lectura fue siempre una actividad que me apasionó, como alumno y como maestro. La metodología ya como profesional me preocupó y ocupó siempre.
Como alumno de primaria, en aquellos años, se solía iniciar el aprendizaje con el método alfabético basado el reconocer y memorizar las vocales y consonantes pasando después al silabeo y por fin a la frase. Todos recordamos aquellas frases que se hicieron célebres en las cartillas de antaño, “ mi mamá me mima”, “Timoteo te tutea”…
Llegada la hora de esta actividad, igual que ocurría en otras, nos situábamos alrededor del maestro y cada lector una vez que leía cedía su turno al siguiente y muy atentos a lo que se leía para no perder la vez con lo que era habitual seguir la lectura con el dedo. Hábito, en este caso defecto, que muchos nos costó desprendernos de él durante algún tiempo.

Los libros de lecturas, muchos de los cuáles os presento en el apartado correspondiente de este blog, eran variados. En clase teníamos nuestra pequeña biblioteca para el uso de estas lecturas. Entre estos libros los había de tipo patriótico como “Yo soy español”, “Yo soy extremeño” en versiones adaptadas para niños; los había de tipo religioso como “Hemos visto al Señor”, “Marcelino, pan y vino”, de bibliografías, de urbanidad, de costumbres…todos obviamente muy seleccionados y con su correspondiente nihil obstat, es decir, la aprobación oficial desde el punto de vista moral y doctrinal del libro que era requisito o conditio sine qua non  para ser publicada y que estaba realizada por un censor de la Iglesia ...



Libro "Yo soy extremeño" de Antonio Zoido Díaz. ED. SANCHEZ RODRIGO - PLASENCIA 1961 - CON MUCHAS ILUSTRACIONES - 124 PAG - MIDE 20 X 14 CMS. (Véase Libros de lecturas en la entrada correspondiente en este blog)
 La escritura.

 Caligrafía




No olvidemos que “la escuela que vivimos” los de aquella época, era la llamada “escuela de las tres erre”, que no era otra cosa que LEER, ESCRIBIR, CONTAR. La escritura era otra actividad fundamental en la enseñanza. Dentro de la escritura el aspecto de la caligrafía ocupaba un lugar destacado en el horario escolar. Aquellos ejercicios de caligrafía con la pluma y tratando por todos los medios que no goteara para evitar las clásicas mancas en la plantilla correspondiente era un objetivo que todos sonábamos. El tintero situado en la mesa, la pluma con el mango de madera y el papel secante era lo clásico y habitual.

Iniciamos la práctica de la escritura con los famosos palotes, después la rotulación de mayúsculas y minúsculas, más tardes había que unirlas o ligarlas todo ello como preparación para llegar a la frase.
El soporte que utilizábamos empezaba con la pizarra y el pizarrín, pasando al cuaderno de rayas con el lápiz y terminábamos utilizando el palillero y la pluma de mojar en el tintero. La pluma estilográfica y el bolígrafo, en mi caso no lo conocí hasta ya entrado en el Bachillerato.

Existían también los cuadernos correspondientes donde el maestro nos ponía la muestra que había que copiar. También existían libros con textos caligráficos de diferentes formatos que había que copiar e imitar; diferentes modelos como cartas, recibos, instancias,…eran los arquetipos a seguir en nuestra tarea.

 Ortografía

“La clase comienza con un dictado” decía una canción. Es verdad, la Ortografía era otra de las preocupaciones  de aquellos años. Quizás haya sido una preocupación de siempre.
La penalización de nuestros errores eran siempre copiar las faltas cometidas un número determinado de veces. Ocurría en ocasiones que las copias con el mismo error y lógicamente cuando las revisabas el maestro tenías el rapapolvo o reprimenda correspondiente.

Contábamos con una serie de manuales que el maestro nos hacía seguir. También con frases temáticas o claves mnemónicas fáciles de aprender que se utilizan para recordar conceptos más difíciles que quedaron siempre en nuestra memoria como aquellas de “Ahí hay un hombre que dice ¡ay!. “ Quién escriba error y enorme con h, ha cometido un error enorme”, “ Deja la h de ayer para hoy”,

 El cálculo
Con esta actividad completábamos el aprendizaje de la última R, CONTAR.
La enseñanza de las matemáticas encerraba igualmente un objetivo que siempre nos repetían, “las cuatro reglas”. Sumar, restar, multiplicar y dividir, Ese era el Sumun.
Aquellas cuentas enormes, primero en la pizarra, más tarde en el cuaderno con lápiz y goma. Había cuadernos de cálculo. Contar, reconocer los números, leerlos y escribirlos…era lo que se buscaba.

Los problemas a resolver  eran muy surrealistas. Muchos textos redactados incluso con una clara intencionalidad de transmitir ideas o determinados principios. Observemos algunos modelos que aparecían en la enciclopedia.

El recreo.
Cuando llegaba la hora del recreo, a eso de media mañana, que siempre era esperado por todos nosotros como ese momento de la jornada escolar que suponía una liberación de la estricta disciplina y de la atadura al pupitre en la clase, el regocijo que experimentábamos todos era evidente.
Hubo un tiempo donde esta parada de la jornada se utilizaba para repartir la leche y el queso americano en la escuela. No insisto en este punto ya que en este blog hay una entrada que le dedica un espacio a este hecho.
Era también el momento para jugar a “los bolindres”, a “las chapas”, a “la una anda mi mula”, a “lo santos”..y a todos aquellos juegos de la época ( os remito también a la entrada correspondiente a este apartado).
Pero el recreo también era un punto de encuentro para la planificación de nuestras aventuras y proyectos, para organizarnos a la salida de la escuela. Organizábamos nuestros grupos para jugar al fútbol, para nuestras guerrillas con los del barrio vecino, para nuestras salidas a cazar gorriones, para…innumerable sería la relación.
En nuestra infancia, probablemente en todas las épocas y generaciones haya pasado igual, el juego era la actividad más importante a lo largo del día…pasábamos muchas horas en la calle. No cabe duda que la iniciativa personal, la imaginación, las adaptaciones que realizábamos suplían con crece la falta de medios o recursos que la mayor parte teníamos para adquirir o comprar los juguetes de la época. El aro metálico, la espada y escudo de madera, el arco y las flechas hecho con palos, nuestro tirador con goma de cámara, las construcciones de cabañas…tantas y tantas cosas.

Cuando nuestros juegos necesitaban espacio como era el caso de fútbol, nos lo montábamos en "el rodeo" o en "la era" que era el espacio más próximo. También jugábamos en la plaza o en la calle. Quedábamos por la tarde, fuera de la hora de la escuela No teníamos como ahora ni equipaciones, ni porterías, ni nada de nada…Preparábamos nosotros mismos el campo, lo limpiábamos, cortábamos las ramas que nos estorbaban, poníamos nuestras porterías con cuatro piedras..y el partido nos duraba toda la tarde.

Estudios de Bachillerato
Don Miguel Vegas fue, sin lugar a dudas, quién despertó en mi , mis inquietudes por el estudio y quién aconsejó a mis padres que estudiara. Este maestro, al igual que otros muchos en nuestros pueblos de Extremadura, fueron sin duda los que promovieron el estudio en estos pueblos y gracias a ellos estudiamos muchos como alumnos libres. Con él preparé el ingreso de Bachillerato, en la misma clase, y llegada la hora nos llevó él mismo a examinarnos a Badajoz. Probablemente sería la primera vez que conocí a Badajoz, que a mí me parecería, que sé yo,  Nueva York como mínimo ya que nunca antes había salido de nuestro entorno salvo a las localidades vecinas. Recuerdo que nos examinamos de ingreso en el Instituto Bárbara de Braganza. Después, en los demás curso los exámenes los hicimos en el Instituto Zurbarán..aunque hubo un año, quizás dos que nos fuimos a examinar a Olivenza a Colegio Concertado, algo de eso creo recordar.
Pág del Libro de Calificaciones del Bachillerato. Fotografia de inscripción en Ingreso y 1º curso
Nos situamos ahora, según consta en el libro de Calificación Escolar de los Estudios de Bachillerato, que también conservo, en el Curso 1960-61 cuando me inscribo para hacer el ingreso y que fui admitido tras verificar la prueba correspondiente de Ingreso en el 27 mayo de 1961.
El examen de ingreso consistía en un dictado, unos problemas, un análisis morfológico y sintáctico, unas preguntas orales y una lectura a viva voz donde te valoraban la pronunciación , la entonación, la comprensión lectora (con una serie de preguntas orales)..Era un examen con un nivel bastante elevado para un niño de 10 años. En mi caso, por las razones que he descrito lo haría con 14 años.
Comenzamos a estudiar el Bachillerato, Plan 1957, Enseñanza Libre, cursando el 1º de Bachillerato el Curso 1960-61. Don Miguel nos daba todas las asignaturas. Iba a sus clases de primaria donde nos preparaba. Había veces que nos daba clases hasta los domingos, sobre todo en época próxima a los exámenes. Nos lo jugábamos todo a una carta. El Bachillerato teníamos que venir a examinarnos a Badajoz, al Instituto Zurbarán.
Más tarde mi maestro se asociaría con otros y formaron una academia donde nos daban clases ya varios profesores. Entre éstos recuerdo Don Diego Blanco, recuerdo otros de los profesores que nos dieron clases como Doña Antonia (Foto nº..), Don Gumersindo,
El Bachillerato del Plan de Estudio de nuestra época (Plan 1957) exigía en 4º curso un examen de Revalida. Superada las pruebas correspondiente de 4º y revalida obtenías el curso de Bachiller Elemental.
Con esta titulación podías iniciar ya estudios en determinadas carreras. En Badajoz, la única opción hará hacer Magisterio o Comercio.

En nuestra época no teníamos las pretensiones de exigirles a nuestros padres el irnos a estudiar fuera otras carreras así que había lo que había y ya era un milagro, dada las circunstancias económicas llegar o tener acceso para esa posibilidad.


Imágenes que corresponde a mi libro de calificación de Bachillerato y que hacen referencia al exámen de examen de Grado Elemental (4º y Revalida)


2 comentarios:

  1. Asombroso, gracias por publicar estos documentos y vivencias històricas lo disfrutè mucho y me ayudò a entender muchas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado muchísimo de verdad entrañable a la vez que claro, estoy tesis de educación mujer de esas épocas, se lo agradezco. Gracias

    ResponderEliminar